LOS POSIBLES EFECTOS, EN LAS CUENTAS ANUALES DE LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS, DERIVADOS DE LA GUERRA EN UCRANIA

0
5235

En los últimos días, estamos siendo testigos de un incremento de la escalada bélica en Ucrania por parte de Rusia, situación que nos trae un cierto recuerdo amargo sobre la Segunda Guerra Mundial y lo que podría ser esta la antesala de la Tercera —situación que no deseamos que ocurra—. La crisis humanitaria y social que se está generando en ambos países es devastadora, pues las bajas civiles ya se cuentan por miles. Ante tal escenario dantesco, la Unión Europea, Estados Unidos, y la mayoría de los países pertenecientes a la OTAN, están adoptando determinadas medidas económicas con el objetivo de disuadir a Rusia de que continúen por la senda de la estrategia militar y aboguen por la vía diplomática —cuestión que nuestro entender se antoja, por ahora, difícil—.

Al margen del principal problema que está causando —el daño humano—, lo cierto es que las empresas españolas también se están viendo afectadas, tanto por las sanciones impuestas a Rusia, como por las consecuencias que de las mismas se derivan. De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo hay, aproximadamente, 15.000 compañías españolas que compraron o vendieron bienes con Rusia y Ucrania. Por otra parte, según datos de Informa, las empresas españolas tienen ubicadas 261 filiales en esos territorios, de las cuales 218 participadas se ubican en Rusia y 43 en Ucrania.  Los anteriores hechos tienen su impacto en la balanza comercial entre ambas regiones. Tal como se puede colegir en las siguientes tablas, si bien no representan para España un mercado principal, la realidad es que los datos agregados no son nada desdeñables.

Balanza Comercial Bilateral 2020
(Importes expresados en millones de Euros)UcraniaRusia
Exportaciones Españolas506,22 €1.873,87 €
Importaciones Españolas1.260,11 €2.571,85 €
Saldo Comercial– 753,89 €– 697,98 €

Las Exportaciones de España a Rusia + UcraniaLas Importaciones de España a Rusia + Ucrania
(Importes expresados en millones de Euros). Selección de los 5 sectores con mayores importes
(84) Máquinas y aparatos mecánicos362,39 €(27) Combustibles, aceites minerales.1.942,90 €
(62) Prendas de vestir, no de punto230,16 €(10) Cereales532,00 €
(87) Vehículos automóviles; tractores170,93 €(23) Residuos industria alimentaria516,53 €
(61) Prendas de vestir, de punto103,72 €(72) Fundición, hierro y acero465,26 €
(20) Conservas verdura o fruta; zumo94,29 €(15) Grasa, aceite animal o vegetal314,00 €
Otros1.418,59 €Otros61,27 €

Estas circunstancias, pueden tener su reflejo en las cuentas anuales de las compañías, argumento que los inversores, los stakeholders y las partes interesadas de la Información Financiera y No Financiera deberían considerar en el momento de valorarlas. A continuación, reflexionamos sobre cuáles pueden ser los posibles efectos:

  • Hechos posteriores: De acuerdo con la Norma de Valoración 23ª de nuestro Plan General Contable, “los hechos posteriores al cierre del ejercicio que pongan de manifiesto condiciones que no existían al cierre del mismo, no supondrán un ajuste en las cuentas anuales”. Este hecho posterior se conoce como hecho posterior tipo 2. Teniendo en consideración las fechas en las que se ha producido la invasión a Ucrania, y que han tenido lugar las sanciones económicas de los países occidentales, podemos afirmar que estos se han producido con posterioridad al cierre del ejercicio, salvo para aquellas empresas que el cierre de su ejercicio social no coincida con el año natural. Por lo tanto, en nuestra opinión, en la mayoría de los casos no motivará, inicialmente, ningún ajuste en las cuentas anuales del 2021. Como continúa diciendo la norma, no obstante, cuando los hechos sean de tal importancia que si no se facilitara información al respecto podría distorsionarse la capacidad de evaluación de los usuarios de las cuentas anuales, se deberá incluir en la memoria información respecto a la naturaleza del hecho posterior conjuntamente con una estimación de su efecto o, en su caso, una manifestación acerca de la imposibilidad de realizar dicha estimación”. Pues bien, a nuestro entender y dependiendo del impacto, algunas empresas si deberán informar de las estimaciones de sus efectos, tanto en la memoria, como el informe de gestión, así como en el Estado de Información No Financiera.
  • Aplicación Resolución ICAC de 18 de octubre de 2013, sobre el marco de información financiera cuando no resulta adecuada la aplicación del principio de empresa en funcionamiento. En el peor de los escenarios, cuando la empresa tenga una dependencia elevada del mercado ruso o ucranio, puede verse abocada al cierre. Tal como indica la citada Resolución “cuando los administradores de la sociedad o los responsables de la entidad sean conscientes de la existencia de incertidumbres importantes, relativas a eventos o condiciones que puedan aportar dudas significativas sobre la posibilidad de que la empresa siga funcionando normalmente, procederán a revelarlas en el apartado «Bases de presentación de las cuentas anuales» de la memoria. No obstante, como dispone el propio PGC, si las incertidumbres ponen de manifiesto que no existe una alternativa más realista que aceptar la quiebra del citado principio, en ese apartado se requiere que tal hecho sea objeto de revelación explícita, junto con las hipótesis alternativas sobre las que hayan sido elaboradas, así como las razones por las que la empresa no pueda ser considerada como una empresa en funcionamiento”. En estos casos se aplicarán los preceptos de esta Resolución, que a grandes rasgos implica calcular el valor de liquidación de la empresa.

  • Deterioro de activos financieros. Como sabemos, recientemente, se ha modificado el Plan General Contable, a través del Real Decreto 1/2021, de 12 de enero. Entre los cambios que se han propiciado se encuentra la transposición de la NIIF 9 sobre instrumentos financieros. Esta modificación alteró las carteras de activos financieros reduciéndolas a las siguientes cuatro actuales —activos a coste amortizado; activos a valor razonable con cambios en la cuenta de PYG; activos financieros a coste; y, activos financieros a valor razonable con cambios en el patrimonio neto—. La clasificación en una cartera o en otra dependerá del modelo de negocio que siga la compañía. En lo que se refiere a los posibles deterioros, la empresa deberá revisar la valoración posterior por si procede su dotación, a excepción de los activos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de PYG, puesto estos no se deterioran. A nuestro entender, las empresas españolas con vinculación comercial en Rusia y Ucrania deberán prestar una mayor atención en la valoración posterior de sus créditos comerciales, así como sus inversiones en empresas, tanto sean del grupo o no. Por una parte, debemos considerar que a nivel financiero, siete bancos rusos han sido expulsados del sistema SWITF. Estas circunstancias, aunadas a que el rublo se haya depreciado aproximadamente un 60% desde el estallido del conflicto, seguramente ha mermado la capacidad de pago de las empresas rusas, por lo que existe un mayor riesgo de impago. Por último, multitud de empresas multinacionales han comunicado su negativa a operar en ese país, como es el caso de Inditex que ha decidido cerrar sus 502 tiendas. Sin lugar a duda, estas decisiones podrán influir en la valoración posterior de las participaciones en empresas rusas o en las filiales de empresas españolas y, por consiguiente, podrían ser objeto de deterioro.
  • Posibles roturas de stock. Ya estamos observando, en nuestra economía, la escaseza o encarecimiento del precio de determinados productos como el gas, el aceite de girasol, los cereales, y determinados metales como el hierro, el acero o el aluminio, lo que puede provocar que los sectores muy dependientes de estos materiales tengan que adaptar su oferta a estas nuevas circunstancias.  A mayor abundamiento, la escalada de los mercados energéticos y la inflación generalizada está derivando en que determinados sectores vean mermada su rentabilidad —pensemos, por ejemplo, en el sector de las conservas que necesitan el aceite de girasol para su elaboración—.
  • Posibles cambios en las estimaciones sobre la vida útil de los activos. Una posible rotura de stock en las compañías puede provocar, temporalmente, la paralización, a nivel general, o en determinadas líneas de su negocio. Tal como hemos advertido en otros documentos emitidos desde el Consejo General de Economistas de España[1], la existencia de un periodo de inactividad no es motivo para no calcular el deterioro producido en el activo, pero sí que puede influir en el patrón de consumo del mismo siempre que este periodo de inactividad haya afectado de forma sensible a la evolución normal de los negocios, por tanto, en estos casos el gasto por amortización debe adaptarse al consumo que realmente ha tenido como consecuencia de su uso. De tal modo que, al cierre del ejercicio, la amortización no cesará cuando el activo esté sin utilizar o se haya retirado temporalmente del uso, a menos que se encuentre totalmente amortizado, sin perjuicio de la necesidad de revisar su patrón de consumo siempre que el cambio sea significativo ajustándolo al importe estimado que realmente corresponda al deterioro sufrido.

[1] Cuestiones contables-fiscales y de auditoría controvertidas derivadas del COVID-19. Consejo General de Economistas de España. Mayo 2020.

Es un hecho que, en la actualidad, las empresas se enfrentan a numerosos cambios en su entorno empresarial, como puede ser los derivados de una guerra. El mundo de los negocios está cambiando, es un mundo complejo y en el que la mayor parte de su comportamiento resulta impredecible. En este escenario convulso, resulta prioritario la prevención y gestión de riegos. Tal como indican algunos autores, una buena política de riesgos no garantiza el éxito, pero lo que es seguro es que una mala gestión de riesgos puede provocar el fracaso y desaparición de una empresa. Como se dice a menudo, los riesgos existen, pero la prevención también. En nuestra opinión, una Información Financiera y No Financiera, que refleje la imagen fiel, puede ser un componente positivo que ayude a atenuar determinados riesgos impredecibles como los acaecidos con esta guerra.

Fotos: ArtTower, designerpoint y geralt

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre