LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL, RETOS Y OPORTUNIDADES PARA LOS ECONOMISTAS

0
934

(*) Imagen creada con IA

La INTELIGENCIA ARTICIAL (IA) ha sido la palabra del año 2022 según la Fundación del Español Urgente de la Real Academia Española (RAE), quien la define en su diccionario como “la disciplina científica que se ocupa de crear programas informáticos que ejecutan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje o el razonamiento lógico“.

No cabe duda de que la IA es la tendencia actual de la que todo el mundo habla, sobre todo desde la puesta a disposición en abierto, a finales de noviembre del 2022, del ChatGPT 3, el chat bot inteligente de la empresa Open IA, fundada por Sam Altman y Elon Musk, capaz de interactuar con el usuario como antes nunca visto.

ChatGPT es un modelo de lenguaje que permite generar respuestas en forma de texto a preguntas y comentarios en tiempo real.

Es un modelo de procesamiento del lenguaje natural (NLP, por sus siglas en inglés) que ha sido entrenado con una gran cantidad de datos de conversación para aprender a responder de manera coherente y natural a los mensajes de entrada.

ChatGPT es capaz de mantener una conversación sobre una amplia variedad de temas y puede ser utilizado para diversos propósitos como, por ejemplo, asistir a usuarios en un chat en línea, redactar escritos sobre un tema, construir modelos de formularios, hacer preguntas para una encuesta e incluso es capaz de escribir códigos de programación.

Por ejemplo, si le preguntamos al propio ChatGPT cómo puede ayudar la IA a los economistas nos contesta lo siguiente:

…..La inteligencia artificial (IA) puede ayudar a los economistas de varias maneras:

  1. Análisis de datos: Las herramientas de IA pueden procesar grandes cantidades de datos de manera más rápida y precisa que los humanos, lo que puede ser útil para el análisis de datos económicos.
  2. Detectar patrones: La IA puede detectar patrones y tendencias en los datos económicos que podrían pasar desapercibidos para los economistas humanos.

3. Predecir resultados: Las herramientas de IA pueden utilizar datos históricos y realizar predicciones sobre el comportamiento futuro de diferentes variables económicas, como los mercados financieros o el crecimiento del PIB.

4. Mejorar la eficiencia: La IA puede automatizar tareas repetitivas y monótonas, lo que permite a los economistas dedicar más tiempo a actividades de mayor valor añadido.

En general, la IA puede ser una herramienta útil para mejorar la precisión y eficiencia del análisis económico, siempre y cuando se utilice de manera responsable y se tenga en cuenta el impacto ético de su implementación……..

Pero, como siempre, ante novedades tan disruptivas como esta, surge el miedo a lo desconocido apareciendo retractores de estas nuevas tecnologías, como los que piensan que la IA puede llegar a suplantar y destruir puestos de trabajo, similar a lo que ocurrió en el siglo XIX durante la primera Revolución Industrial con los movimientos ludistas que iban en contra de las maquinas industriales y abocaban por la destrucción de las mismas por considerarlas responsables de la pérdida de trabajo y la baja de salarios de los obreros.

Lo cierto es que con la IA los trabajos no se van a destruir, sino que se van a transformar, al igual que se transformaron en su día con las maquinas industriales, surgiendo puestos más cualificados y productivos.

Es por todo ello que, para los economistas, al igual que para muchas profesiones, con la evolución de la IA se nos abre todo un mundo de retos y oportunidades que no podemos dejar escapar, debiendo por tanto estar atentos a los cambios que se están produciendo al respecto.

Jorge David del Carpio Pons

Economista. Vocal del Consejo Directivo de Marketing y Comercialización del Consejo General de Economistas

Marketing y Comercialización

Fotos: Imagen de cabecera creada con IA, geralt y viarami

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre