LA REFORMA LABORAL Y LA MOCHILA

0
1308

En una entrada de 2019 ya tratamos el tema de la mochila austriaca https://blog.economistas.es/mochila-austriaca-que-es/.

A finales de septiembre de 2021 tuve la oportunidad de participar en el Foro de Pequeños Despachos de Auditoría en Almería, y aproveché la ocasión para comentar una cuestión que hace tiempo que venimos hablando de ella en EAL-CGE: la Mochila Austríaca

Mi intervención la hilvané con la pregunta que se me hizo y que viene siendo recurrente de manera casi permanente: ¿qué va a pasar con las pensiones públicas en el futuro inmediato?

Pues la respuesta que suscita la cuestión no nos puede ofrecer ninguna tranquilidad si es que alguien está buscando ese tipo de sensación, creo que hay que ser claros en estos momentos y la verdad es que algunos mensajes se están enviando de manera bastante confusa.

Yo me inclino por hacer una reflexión muy clara y concisa, tratando de dejar tres ideas muy concretas:

1) La edad de jubilación no se va a estancar en los 67 años, y será nuevamente revisada.

2) La tendencia será de incorporar una serie de requisitos, mayores años de cotización y corrección de pensión con esperanza de vida, entre otros que provocarán pensiones más reducidas.

3) Será importante poder complementar la pensión pública con otros sistemas alternativos de ahorro.

Podríamos extendernos mucho más en los  comentarios, pero hoy me interesa más centrarme en  la cuestión inicial, que de todas formas como vamos a poder comprobar está directamente relacionada con la cuestión de fondo.

La mochila austríaca, así llamada porque nace en Austria en el año 2001, y donde ha tenido por cierto mucho éxito, permite con su implantación las siguientes cuestiones:

a) Fomentar la movilidad laboral, ya que el fondo generado en la mochila le corresponde al trabajador, en su totalidad y por lo tanto se lo lleva siempre con él cada vez que cambie de empresa

b) Es un complemento perfecto de la pensión pública, por lo tanto se genera mayor poder adquisitivo para el pensionistas web de cada Consejería de Trabajo/Empleo de cada Comunidad Autónoma

c) Se evita la dualidad en el contrato de trabajo, y se consigue por tanto instaurar el contrato único.

d) Se eliminan agravios comparativos por el cobro de indemnizaciones.

Pero a pesar de las ventajas señaladas, insistiría en dos aspectos importantes de la mochila. Por una parte, la desaparición de la indemnización por despido, que   sigue siendo una espada de Damocles que pende de manera permanente sobre la cabeza de las Pymes, y que más de una vez ha supuesto un importante quebranto en el Patrimonio personal de algún Empresario por tener que hacer frente a unas cantidades importantes por las indemnizaciones que corresponden a los trabajadores por despido improcedente. Con la implantación de la mochila se generaría un fondo a nombre del trabajador, con aportaciones mensuales que en caso de ser necesario cubriría la contingencia del despido, y por lo tanto no supondría un desembolso adicional para la Pyme en el momento que se produzca esa situación.

Y, por otra parte, no resulta tampoco nada desdeñable la ventaja que supone la mochila como complemento de la pensión pública. Ya hemos dicho que vamos a estar abocados a un sistema alternativo para complementar la pensión pública, por la pérdida de poder adquisitivo que supone a futuro, y no todo el mundo puede tener la misma capacidad de ahorro, por lo tanto sólo tendrían asegurado un complemento los que sí tengan esa capacidad, generando evidentes desigualdades entre aquello que no puedan ahorrar. Con la mochila desaparecen los agravios comparativos ya que todos los trabajadores tendrán su mochila individual  y por lo tanto un sistema que complementa la pensión pública.

Para terminar con esta reflexión, creo que es importante señalar cuándo podría hacer uso el trabajador del fondo generado en la mochila (de acuerdo con el modelo actual austríaco). Para ello habría cuatro situaciones posibles en las que podría disponer del fondo:

  1. Por causa de movilidad laboral
  2. Por causa de despido
  3. Para destinar el fondo a gastos de formación
  4. En el momento de la jubilación

Es cierto que, de momento, las referencias las estamos haciendo al modelo austríaco, y nos gustaría confiar en que no tardemos en implantar la mochila española, que tendría seguramente muchos aspectos similares pero que también podría incorporar matices particulares. Por tanto, ya que nos estamos moviendo continuamente en el terreno de la reforma laboral, no estaría mal que se aprovechase el momento para no dejar por más tiempo en el olvido esta importante herramienta de aplicación en el ámbito laboral.

Roberto Pereira Costa

Economista. Presidente de EAL-CGE

Fotos: stevepb, Alexas_Fotos y pasja1000

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre